Cuando me preguntan si vale la pena visitar Buenos Aires, no dudo en decir que sí, porque esta es una de las ciudades más interesantes de América del Sur, y no sólo por sus atractivos turísticos.
 
Y como hay tanto que ver, hacer y descubrir, hoy me he animado a compartir 5 imperdibles en tu primera visita a la capital argentina.

1.- Hacer una visita guiada a pie:

Es la mejor manera de conocer su patrimonio arquitectónico y la rica historia y cultura de  la ciudad porteña, especialmente si eliges los recorridos que te llevan por algunos de los puntos más emblemáticos de la ciudad como la Plaza de Mayo, la Casa Rosada, la Catedral, el Museo Histórico Nacional, el Obelisco o el Palacio del Congreso de la Nación Argentina, uno de los más grandes del mundo.
 
 
 
También es muy recomendable el bus turístico si vas a estar pocos días, e incluso el metro, especialmente la línea A, una de las más antiguas de Latinoamérica (1913)

2.- Pasear por el barrio de San Telmo

Es el más antiguo de la ciudad, el más pequeño y, para mí, uno de los más pintorescos. Es un imprescindible de Buenos Aires, especialmente si tu visita a la ciudad coincide con un día domingo.
 
 
 
 
Además del mercadillo o feria que se instala en sus calles, no puedes dejar de visitar las tiendas de antigüedades, el Mercado de San Telmo o el lugar donde “vivió” la muy admirada Mafalda: el número 371 de la calle Chile.
 
 
 
 
Y para poner broche de oro a la jornada, tras haber recorrido el Paseo de la Historieta (calles Chile, Balcarce, Belgrano y Paseo Colón) acércate a la Plaza Dorrego, donde escucharás tango en directo y podrás elegir entre los diferentes restaurantes y bares que rodean el lugar para probar la gastronomía porteña.  

3. Tararear un tango en Caminito

¿Quién no ha escuchado, o incluso tarareado, uno de los tangos más famosos entre los interpretados por el irrepetible Carlos Gardel? Si no recuerdas la letra, no te preocupes, lo primero que verás al llegar a esta colorida calle del barrio de La Boca es una placa con fragmentos del tema. A partir de allí, no pierdas detalles de las particulares construcciones y algunas curiosidades que te sorprenderán donde menos lo espera.
 
 
 
 
Muchas personas complementan este imperdible de Buenos Aires con una visita al estadio Alberto J. Armando, mejor conocido como la Bombonera, sede del equipo Boca Juniors. Se inauguró en 1940 y fue declarado como edificación de “interés deportivo, turístico y cultural de la Ciudad de Buenos Aires”

4.- Hacer una pausa en el Café Tortoni:

No pierdas la oportunidad de conocer el café más antiguo de la ciudad, - fue fundado en 1858 - , y donde podrás desayunar unas facturas (dulces), degustar un rico café o probar uno de sus famosos sándwiches mientras participas en una animada tertulia o escuchas tangos y milongas.
 
 
 
 
Por cierto, un detalle que llamará tu atención en Buenos Aires es cómo designan los diferentes tipos de café, mis favoritos eran el submarino y el lágrima.
Otro lugar ideal para descansar o sentirte como un porteño, es la cafetería de la librería El Ateneo Gran Splendid, que ocupa la sede de un antiguo teatro y está considerada como una de las más bonitas del mundo.
 
 

5. Vivir la noche porteña

Buenos Aires es mundialmente conocida por su animada vida nocturna y entre las zonas más concurridas destacan Palermo Hollywood, Las Cañitas, La Costanera y el barrio de La Recoleta. En todos ellos encontrarás una amplia oferta que va desde restaurantes exclusivos, a pubs, bares, boliches y discotecas  
 
Si buscas un ambiente más cultural o bohemio, entonces tu destino es la extensa Avenida Corrientes. A lo largo de su más de 8 kilómetros, verás teatros, cines, librerías bares y restaurantes, muchos de ellos abiertos las 24 horas del día.
 
 
De más está decir, que esto es tan sólo una pequeña muestra de todo lo que ofrece Buenos Aires, así que sólo me queda animarte a que visites esta ciudad y a que te animes a descubrir muchos más imprescindibles.
 
Autora: Mauxi Leal. Turiscurioseando. https://turiscurioseando.com/