Chile cuenta con un sinnúmero de lugares turísticos para todos los gustos, pero lo que más impresiona a quienes llegan al país, es la asombrosa diversidad de sus regiones. De sur a norte y viceversa, recorrer el territorio chileno es como dar un paseo por los orígenes de la tierra, cuando los animales dominaban el paisaje, los bosques de grandes árboles escondían secretos mágicos, las playas eran el principio de una aventura y los desiertos se entremezclaban con cristalinos cuerpos de agua.  

Las ciudades no se quedan atrás con una interesante oferta cultural, de arte y entrenamiento. Así que Chile es la combinación perfecta entre modernidad y naturaleza, en un ambiente seguro y con todas las comodidades para llegar a los destinos más remotos. 
 
Soñaremos un poco mientras le damos un recorrido por las zonas naturales que no se debe perder. No será tan profundo como para terminar de leerlo mañana, pero si lo suficiente como para quedarse antojado. 

Zona Austral y Zona Sur

Fauna de la Patagonia

Como su nombre lo indica, están ubicadas al extremo sur de Chile y su territorio, conocido como la Patagonia, es uno de los lugares más anhelados por cientos de viajeros alrededor del mundo. Es la zona menos poblada del país y probablemente sea una de las más ricas en diversidad de fauna y flora. Su clima es frío la mayor parte del año y su economía se basa en la pesca, la ganadería, la agricultura y el turismo. 
 
Las poblaciones de esta región tienen una fuerte relación con la naturaleza, así que el turismo rural y comunitario es muy común. Aquí encontrará maravillosos e interminables campos de hielos, lluvias abundantes y bosques silvestres. Además, hay más de 25 áreas protegidas donde se realizan actividades de aventura como caminatas, rafting, kayak, observación de aves, y exploración en general.
 
Como son zonas relativamente aisladas, lo más común es llegar aquí en avión, ya que un viaje por vía terrestre puede tomar varios días. 
 
Visitar está región es una de las experiencias más gratificantes. Solo imagine salir de la bulla, la contaminación y la premura de la ciudad, compartir sus días con familias que trabajan el campo y la tierra, aprender de sus costumbres y maravillarse con la armonía de la naturaleza.
 
Este territorio también cuenta con importantes ciudades como Punta Arenas, Puerto Montt, Osorno o Temuco, donde se encuentran museos de antropología y arqueología, que cuentan la historia milenaria de los pueblos originarios.  

Zona Central

Viña del Mar

Comprende el territorio más poblado y productivo del país, así como las ciudades más importantes. Sus ecosistemas van desde los picos nevados de los Andes hasta las costas boscosas del Pacífico, lo que le garantiza una maravillosa biodiversidad que puede ser apreciada de diferentes maneras. La mayoría del turismo que llega a Chile se congrega en esta zona, ya que aquí  se encuentra la mejor infraestructura y cuenta con cientos de alternativas.
 
En verano, ciudades como Viña del Mar, Valparaíso y Pichilemu, se llenan de viajeros de todo el mundo que vienen a disfrutar de la playa y el surf por todo lo alto. En invierno, Santiago es quien recibe a los turistas que llegan para disfrutar de los deportes de invierno en los modernos centros que la rodean. 
 
Además, en estas ciudades se pueden encontrar muchas alternativas urbanas como teatros, centros culturales, parques temáticos, bares, restaurantes, museos, centros comerciales o, incluso, agencias especializadas que organizan diversos tours en los alrededores de la región. Uno de los más aclamados es la Ruta del Vino para conocer todo el proceso de cultivo, cosecha y producción de esta bebida típica de Chile. 
 
Otra maravilla que se encuentra en la zona, aunque a más de 3.000km de distancia de la costa, es Isla de Pascua. Aparte de la belleza natural de su territorio, el factor que más llama la atención a los turistas es su misteriosa cultura ancestral, llamada rapa nui, que dejó como testimonio gigantes piedras talladas con rostros humanos, llamadas moais. 
 

Norte Chico y Norte Grande

Desierto de Atacama

La principal característica de estas dos zonas es la transformación de paisajes verdes y frondosos  en panoramas áridos, de colores tierra, que albergan en su territorio lagunas frías y azuladas. Aquí se encuentra el famoso Desierto de Atacama, el más seco del mundo, que una vez al año da paso a uno de los fenómenos más increíbles de la tierra: el florecimiento de diversas especies durante la primavera, que son acompañadas por insectos y pequeños anfibios. 
 
En estas regiones, concretamente en Arica, se encontraron los restos de momias más antiguos del mundo, así que son de gran importancia arqueológica y antropológica. Otras ruinas de asentamientos humanos hacen que muchos científicos vengan aquí. Aunque muchos de ellos vienen para admirar otro fenómeno, el cielo. Gracias a su baja pluviosidad, es el destino ideal para los astrónomos. 
 
Sin embargo, llegar a muchos de los lugares más remotos y fascinantes del norte de Chile no es fácil, y será necesario contar con la ayuda de agencias que organicen un tour para llevarlos. 
 
Cuando uno decide recorrer Chile es bastante difícil escoger una región, un lugar, un sector… Quisiéramos conocerlo todo, pero vaya donde vaya, se llevará como recuerdo imágenes que en un futuro le parecerán ilusorias, pero que tan solo con saber que son reales porque estuvo ahí, lo motivarán a seguir moviéndose por el mundo.